"HISTORIA DEL ARTE MARCIAL CHINO"

(Extractado del libro "Filosofía de las Artes Marciales")

Por Sifu Claudio Di Renzo

El arte marcial de China se conoce con el nombre de Wu Shu en su país de origen y en occidente es más conocido como Kung Fu.

Wu Shu significa "arte marcial" o "arte de la guerra". (Wu=guerra, Shu=arte). La palabra Wu se compone de dos caracteres, uno que significa "detener" u el otro que significa "lanza".  Etimológicamente, por tanto, Wu sería la palabra para definir artes de defensa. Wu, como "parar la lanza", daría una clara idea de que para los chinos, la guerra es un asunto defensivo, y no de ataque. Por lo tanto, las artes marciales chinas (Wu Shu) con su nombre indicarían que el propósito fundamental de las mismas es el arte de "defenderse", y no el de atacar a otros.

El estudio etimológico presentaría coincidentemente un aspecto que se relaciona con la idea pacifista de las artes marciales hoy en día, de no mediar el hecho de que el término "wushu" para definir a las artes marciales chinas es de utilización relativamente moderna, al menos en forma oficial o generalizada. Históricamente no ha habido un término único para definir el arte marcial chino. Se han utilizado términos como "Quan Shu" -arte del boxeo", "Guo Shu" -arte nacional-, "Zhong Guo Quan" -boxeo chino-, etc. Los sistemas chinos de autodefensa eran llamados por los nombres de sus originadores, los nombres puestos a los estilos o el del instituto o salón en el cual se enseñaban. De ese modo conocemos el "Cha Quan", "Hong Jia", "Tai Ji Quan", "Ving Tsun" y otros sistemas. Es más común oír a un chino referirse al estilo que entrena, antes que al "wushu", ya que el sentido de éste queda incluido en el nombre del estilo.

De ahora en más, y aclarado el punto, llamaremos en forma general al sistema de combate chino Kung Fu, nombre con el que se conoce en occidente y en Hong Kong. De este modo evitaremos confundir al lector, ya que nada está más lejos del propósito de este libro.

Muchos estilos de Kung Fu se han titulado a partir del apellido del fundador, y unido a éste, la palabra "Jia" -familia- o "Gar" en cantonés. El hecho de llamar a un estilo de este modo tiene sus raíces en la enquistada costumbre china de priorizar el relacionamiento de tipo familiar, y utilizar este sistema familiar como parte de su filosofía diaria de vida. Este tema será desarrollado mas adelante en este libro.

Nadie sabe a ciencia cierta cuándo se originaron las artes marciales en China. Es de imaginar que ha habido formar primitivas de combate desde los orígenes del pueblo chino, y de las más diversas en las distintas regiones de tal extensión territorial.

El sistema de combate chino mas antiguo del que se tiene noticia es el Hsuay Chiao (lucha), un estilo mongol de defensa derribando al rival. Su origen se remonta a antes de la dinastía Chou  (1122 al 221 A.C.), en la cual ya se utilizaba como entrenamiento para el ejército.  Originalmente un estilo completo de combate con luxaciones, golpes y arrojes, ha sido una gran influencia para todo el Wushu posterior. Hoy todos los estilos de combate chino contienen sus técnicas en mayor o menor medida, con o sin modificaciones.  El Hsuay Chiao, eminentemente un arte marcial, no tiene raíces ni connotaciones filosóficas, sino que su uso fue siempre el militar.

Sin negar que en China existieron desde tiempos intraceables métodos primitivos de combate, se concede al boxeo emergido del Templo Shaolin el privilegio de ser considerado el sistema "madre" del Kung Fu, y de las artes marciales en general.



Shaolin

El monasterio Shaolin, llamado en cantonés Siu Lam, es aceptado por todos como la cuna de las artes marciales. Situado en la Provincia de Honan, en China central, en el condado Den Feng, sobre la montaña Song Shan, este monasterio fue la cuna del Budismo Chan, luego popularizado mundialmente como Zen.  Quizá este detalle sea el que más ligó al arte marcial con la filosofía. El hecho atípico de un arte marcial creado y practicado por monjes ha llamado siempre la atención, y ha dado lugar a un sinfín de especulaciones. Su nombre en chino significa "bosque joven" (Shao=Joven, Lin=Bosque).

En el libro "Shaolin Kung Fu, tesoro de la nación China", publicado por el Comité Editorial del Shaolin Kung Fu, se expresa lo siguiente:

... "A diferencia del boxeo occidental, el taekwondo coreano o el jujitsu japonés, el Kung Fu de Shaolin tiene orígenes religiosos, emergiendo del budismo. Esto es a veces contradictorio: Cómo puede una forma de acción basada en ataque y violencia relacionarse al budismo, el cual proclama misericordia y benevolencia, y es opuesto a cualquier manera de 'destrucción de la vida'? De los incontables monasterios y templos del mundo, el Shaolin es probablemente el único conocido por sus artes marciales." ...

 Esta aparente contradicción ha sido expresada muchísimas veces y aún hoy muchos alumnos de Kung Fu se extrañan ante lo paradójico del hecho.  Lo cierto es que no todos los monjes de Shaolin eran guerreros, y muchos de los que aprendieron y desarrollaron el boxeo Shaolin no fueron exactamente monjes. De hecho el templo fue destruido por los manchúes al instaurarse la dinastía Ching, bajo la acusación de forjar dentro del templo revolucionarios contrarios a su régimen.  Muchas historias verídicas y otras tantas leyendas cuentan las aventuras de los monjes Shaolin en la defensa de los intereses de los Ming. Algunos autores citan la construcción de un segundo templo Shaolin en la provincia meridional de Fukien (Fujian), en el cual se adiestraban patriotas anti-Ching, en cámaras especiales, diseñadas para el entrenamiento de los peleadores no monásticos. En verdad la existencia de este templo no ha sido probada, y es posible que sea simplemente una "simbolización" de la rama de boxeadores Shaolin que se afincaron en esa provincia luego de la dispersión de los maestros del templo de Honan. En Fukien se desarrollaron importantes sistemas de combate de gran efectividad.

Actualmente, cierto maestro de Kung Fu ha comenzado la búsqueda del templo Shao Lin de Fukien, por lo tanto, es probable que en un tiempo más haya importantes novedades al respecto, ya sea probando la existencia del mismo, o refutándola.

A partir del siglo 6 de nuestra era, se conocen las artes marciales dentro del templo Shaolin. Se dice que el primer sistema practicado en el templo fue el "Luohan Shibashou" o las "dieciocho manos del monje". Muchos afirman que este sistema de combate basado en dieciocho técnicas fue el origen de todo boxeo sistematizado en Shaolin, y posteriormente, de todo sistema de combate chino.

Lo cierto es que -sin entrar en detalles- el boxeo de Shaolin se desarrolló dentro del templo y ganó popularidad en toda China, debido a las proezas marciales de los "monjes guerreros". En principio sus estilos eran enseñados sólo a budistas, pero pronto esa barrera fue también cruzada, y muchos no budistas aprendieron el Kung Fu de Shaolin, llevando sus conocimientos a todas las regiones del país.

Es así que basados en los conocimientos de este tipo de Kung Fu, practicantes de todo el territorio desarrollaron sus propios estilos y sistemas de autodefensa. Es bien claro que el propósito de estos desarrollos no ha sido la autocultivación sino la necesidad de entrenamiento en la defensa personal ya sea particular o militar. De hecho, si bien los monjes del monasterio Shao Lin estudiaban las artes marciales, contaban con elementos propios de Budismo y el Chan para su cultivación interior y espiritual. Cuando su seguridad se veía amenazada, es cuando el Shao Lin Quan cobraba importancia.

De ese modo en distintos puntos de China nacen estilos de Kung Fu que hoy son practicados en todo el mundo. Podemos citar como ejemplos al Taijiquan -boxeo supremo y elevado- desarrollado por Chen Wang Tin en la villa de Chen Chia Kou, al Cha Quan, boxeo de la familia Cha de Shangtung, el Hung Gar, boxeo de la familia Hung de Cantón, el Ving Tsun, estilo desarrollado por una monja llamada Ng Moy, quien luego pasara su boxeo a su discípula Yim Ving Tsun, de quien el sistema tomaría el nombre.

El arte marcial en China es tan diversificado que para su entendimiento y comprensión es imprescindible clasificarlo.

Para ello, y para no salirnos del tópico principal del libro, presentaré al lector una clasificación del Kung Fu basada en las filosofías o religiones que lo fundamentaron. Veremos de ese modo, cuánto se emparienta la práctica del Kung Fu con los principios filosóficos de sus originadores o desarrolladores, y trataremos de dilucidar el alcance de estos principios, para establecer también dónde comienza y donde termina su influencia en el desarrollo de las artes de combate.